domingo, 30 de agosto de 2015

METODO KIMMON®

Muchos me habéis preguntado en qué consiste exactamente el Método Kimmon® de Programación Neuro Caligráfica® y Desarrollo de la Inteligencia Emocional. Lo que os voy a contar no lo sé porque me lo han contado, lo sé porque lo he vivido, y tengo la total y absoluta certeza de que funciona.

Antes de comenzar vamos a hablar un poco de nuestro cerebro. Podría decir que nuestro cerebro es tonto, aunque yo prefiero decir que es inocente. Me explico. Nuestro cerebro se cree lo que le decimos, no solo de palabra, también con nuestros actos, o lo que le dice nuestro entorno. Seguro que muchos de vosotros lo podéis explicar mucho mejor, o incluso corregidme (por favor, hacedlo, un blog se alimenta de vuestro comentarios). Os pongo un ejemplo. Cuando sonreímos el cerebro sabe que estamos alegres, y de manera inconsciente genera neurotransmisores y sustancias que mantienen este estado, igual pasa cuando estamos enfadados. Pero como decía el cerebro es inocente, por lo que aunque no estemos felices podemos sonreír, solo con el hecho de poner la mueca de una sonrisa el cerebro pensara, estamos sonriendo, por lo tanto debemos estar felices, y generará los mismo neurotransmisores y sustancias que si de verdad estuviésemos felices. Esto supone que podemos actuar en nuestro cerebro bidireccionalmente. Luego veremos para que nos vale esto.

Nuestro cerebro, además de inocente, es viejo, me refiero a que es una evolución de miles de años. Desde el comienzo de los tiempos nuestro cerebro está enfocado a hacernos sobrevivir, por eso, inconscientemente, se fija en los peligros, se fija en lo malo que sucede a nuestro alrededor. Lo bueno no supone un peligro. Es decir, que estamos entrenados para fijarnos en lo malo y no en lo bueno. Lo importante de esto es que estamos entrenados para eso, lo que quiere decir que podemos entrenarnos para lo contrario. También veremos para que nos vale esto más adelante.

Interiorizar. Cuando hacemos algo nuevo utilizamos el cortex cerebral, esto supone un gasto grande de energía, pero cuando esto que es nuevo se repite con frecuencia, y nuestro cerebro que es un poco vago, crea los mecanismos para ahorrar energía, de forma que en lugar de utilizar el cortex comienza a crear neuronas y conexiones y utiliza los ganglios basales, que están en el centro del cerebro, por eso decimos que interiorizamos algo, se convierte en un hábito. Además comenzamos a realizar esta acción de forma inconsciente, es decir, no necesitamos pensar en ella. Podemos poner muchos ejemplos, comenzar a caminar, de esto posiblemente no os acordéis, aprender a nadar o montar en bicicleta, aprender a conducir, y escribir. Si escribimos con el inconsciente.

Así que resumiendo, podemos enseñar a nuestro cerebro, podemos entrenarlo para que se fije en lo positivo, podemos hacer que interiorice hábitos nuevos.

Ahora vamos a hablar de la escritura, bueno más bien de la grafología. Sin entrar en discusiones de si es ciencia o pseudociencia, la grafología, a través del análisis de la caligrafía describe la personalidad de un individuo y determina características generales de su carácter. El Doctor Joaquim Valls, mostró como las personas de éxito tienen una caligrafía común (unos rasgos caligráficos comunes, no es que tengan la misma letra)


Ahora es donde entra todo lo anterior. Como hemos dicho, escribimos con el inconsciente, en realidad no solo escribimos, el 90% de lo que hacemos lo hacemos de forma inconsciente. Como nuestra manera de escribir refleja nuestra personalidad, si modificamos esa forma de escribir, podemos transformar también algunos de nuestros comportamientos. Es decir, si reeducas tu letra reeducas tu inconsciente. A esto me refería con lo enseñar al cerebro bidireccionalmente,

Pero el Método Kimmon ® no solo va de cambiar la letra. Se basa en cuatro pilares, del que la Programación Neruro Caligráfica ® es sólo uno de ellos. Estos cuatro pilares, que encajan como (según el propio Joaquim Valls) cuatro fragmentos del mapa de tesoro, son:
·         La psicología positiva: Estudia diversos aspectos positivos del ser humano, emociones positivas como la felicidad, la alegría o el amor, fortalezas como el optimismo, la creatividad o la gratitud. Es una disciplina que mejora la calidad de vida de las personas por medio de aquello que nos hacer sentir felices.
·         La autosugestión: La capacidad que tenemos nosotros mismos de influir sobre nuestras propias ideas y juicios de valor, tanto consciente, como, y esto es lo mejor, inconscientemente. Podemos darle instrucciones a nuestro cerebro para que la obedezca y las aprenda.
·         La focalización de la atención: Enseñamos a nuestro cerebro a que se focalice en lo que queremos, ya que recordamos con más claridad aquello a lo que hemos prestado atención.
·         La grafotransformación: Se basa en la reeducación de la escritura para adquirir las características grafológicas que provocarán cambios positivos en nuestra personalidad.

Antes de explicaros como es el Método Kimmon®, como os decía yo se que funciona porque lo he vivido, pero además de esto ha sido avalado científicamente, para lo que se tomo un grupo de 50 personas en 2012, entre los que había profesores, pedagogos, psicólogos y médicos, que mostraron una mejora de hasta el 300% en su inteligencia emocional.

Os podría dar ahora la fórmula mágica, pero no existe, me refiero a que no es mágica. Como cuando aprendimos a caminar o a conducir, requiere tiempo y esfuerzo, y eso es precisamente lo bueno del método, porque lo hace duradero a largo plazo, no es un cambio momentáneo, es un cambio de vida, a mejor por supuesto. ¿Y qué es lo se cambia? En realidad no se cambia, solo se trabaja para desarrollar nueve áreas de la inteligencia emocional, que son:

  
Como decía anteriormente, uno de los pilares es la focalización de la atención, por lo que cada una de estas áreas se trabaja de forma individual, así nuestro cerebro se centra en ella, de 1 en 1, sin prisa pero sin pausa. ¿Y cuánto tiempo dedicamos a desarrollar cada área? Pues 4 semanas. Esto tampoco es aleatorio, recordemos que es un método científicamente demostrado. 4 semanas porque nuestro cerebro necesita 21 días para interiorizar un nuevo hábito (de esto os hablaré en otro post). Por lo tanto necesitamos 9 meses para desarrollarlas todas. Como un embarazo, 9 meses de trabajo para comenzar una nueva vida.

Pero no os asustéis, supone trabajo, y constancia, pero como dicen en los comerciales televisivos, solo es necesario 15 minutos al día, y repito, constancia. Pero no es preocupéis, que no tenéis que esperar a los 9 meses para notar los resultados, mucho antes vosotros y vuestro entorno notará un cambio positivo en vosotros.


Como os decía, durante 9 meses no sólo me he formado poder entrenaros en el Método Kimmon®, además, y es imprescindible para poder acompañaros en el proceso, lo he vivido en mis propias carnes. Os pongo un ejemplo. Mi firma. La firma representa el autoconcepto y la autovaloración real de uno mismo.

Esta era mi firma antes de comenzar el método en octubre del año pasado:

Y esta es mi firma ahora:

No os voy a contar lo que decía grafológicamente la antigua, eso es cosa del pasado, pero la nueva, grafológicamente, indica que se trata de una persona extravertida y espontánea, con gustos estéticos, amabilidad y buenos modos. Presenta una buena ambición y deseo de superación. Señala una persona medida y justa en su accionar, que posee un temperamento práctico y activo. Revela autenticidad y claridad; una persona que se acepta y se muestra tal cual es, y que se muestra a los demás con sinceridad y autenticidad desde el principio. Muestra un equilibrio en el rol familiar y el social, el “yo” intimo y la tradición. La firma permite deducir que tiene una buena autovaloración y autoimagen. (Que conste que no es porque me haya hecho yo mismo el análisis)

Esto, como os decía, es sólo un ejemplo. Pero además el Método Kimmon® tiene otras ventajas, ya que una vez realizado se os daremos un certificado de habilidades de Inteligencia Emocional, por lo que no sólo os habéis desarrollado en inteligencia emocional, sino que lo podéis demostrar. ¿A quién conocéis que tenga algo así en su currículum?

Para mí ha supuesto una salto importante en mi vida, junto con el coaching, y ahora no sólo os lo puedo contar, sino que os puedo ayudar a dar vosotros este salto, por lo que si queréis más información, hablar del tema, comentar, discrepar, me tenéis a vuestra disposición.

Si queréis mejorar vuestras habilidades de IE, podéis poneros en contacto conmigo de la siguiente forma:
- pancho.casanas@institutokimmon.com
- Whatsapp: +34 607 907 219
- Web: www.institutokimmon.com







Publicar un comentario